Vitamina D: el nutriente olvidado.

Ya sea en los matinales, programas o comerciales de la TV, en los anuncios del metro, buses y carreteras, se habla de las calorías que no debes comer  y los kilos que debes bajar,  o promueven las dietas rápidas y estrictas, pero ¿saben realmente lo que están promoviendo?

Asimismo, estamos envueltos en un constante ritmo de estrés, donde los tiempos de comidas son escasos, nos alimentamos de forma desordenada, y con hábitos alimentarios que fomentan el sedentarismo y  donde el aporte de nutrientes es insuficiente.

Photo Credit: Lou Tamposi via Compfight cc

Photo Credit: Lou Tamposi via Compfight cc

Generalmente, las personas sólo se preocupan de los kilos y calorías, dejando de lado la calidad nutricional del alimento, y se olvidan que necesitamos vitaminas y minerales para una infinidad de procesos en nuestro organismo, y la mayoría de estas debemos obtenerlas de los alimentos.

A estos micronutrientes no se les toma en cuenta, especialmente con el estilo de vida actual, donde las comidas  procesadas y chatarras abundan, además la gente vive haciendo dietas de moda o extremas y sin la vigilancia de un profesional, estando muy lejos de una alimentación equilibrada y rica en nutrientes, que permitan realizar todas las funciones en nuestro cuerpo.

Pero ¿saben realmente el valor de estos nutrientes? ¿Sus funciones? Ya que sus déficit pueden traer graves consecuencias, enfermedades que ni siquiera pensarías que tuvieran relación con estos.

Créditos: Jams_123 via Compfight cc

Y un micronutriente que ha ido ganando campo en el área de investigación, y se han encontrado nuevas funciones y asociaciones, además de mostrar persistentes déficit en todos los rangos etarios,  es la Vitamina D.

Ésta es una vitamina liposoluble, que tiene una gran diferencia con cualquier otra, y es que una de sus fuentes principales es el Sol.

El cuerpo humano obtiene la Vitamina D de la dieta, en forma de colecalciferol (Vitamina D3) y además de la síntesis cutánea, a través de la exposición a los rayos ultravioletas.

DSC02806Entre los alimentos que contienen Vitamina D encontramos a pescados como: salmón, sardinas, atún, camarones, aceite de hígado de pescado, arenques, queso, mantequilla, yema de huevo, lácteos fortificados, nueces y champiñones.

La función principal y la más conocida de esta vitamina tiene relación con el metabolismo óseo, ya que es la responsable de la absorción de calcio y fósforo, y por lo tanto su déficit puede provocar raquitismo en niños y osteoporosis en adultos.

Existen varios estudios que comprueban que la mayoría de la población tiene niveles de vitamina D bajos en diferentes partes del mundo.

El déficit de esta vitamina se produce principalmente por la escasa luz solar que absorbemos, ya que en la actualidad, estamos expuestos cotidianamente a luz artificial, y pasamos la mayor parte del día en lugares cerrados, ya sea el trabajo, colegio, metro etc., y por si fuera poco, cuando estamos en contacto con el sol, nos cubrimos con lentes y  bloqueadores por lo tanto la síntesis de vitamina D será deficiente.

Photo Credit: bark via Compfight cc

Photo Credit: bark via Compfight cc

Además hay otros factores  que influyen en los bajos niveles, como la alimentación, la edad, la pigmentación más oscura, la obesidad,el clima y estación, siendo los grupos de riesgo, lactantes, pacientes inmunodeprimidos, y los adultos mayores, estos últimos presentan una disminución de sus síntesis y una menor conversión a su forma activa.

Por lo tanto es una condición muy prevalente, y poco a poco se  ha ido tomando el peso, con investigaciones y nuevos datos científicos que revelan los beneficios de la vitamina D pero esta vez, para otros aspectos de la salud.

 BENEFICIOS:

Alzheimer

La deficiencia de vitamina D se ha asociado a un mayor riesgo de Alzheimer y otras enfermedades cerebrales en el adulto mayor.

Según el estudio encabezado por el Dr. David Llewellyn de la Universidad de Exeter del Reino Unido, concluyó que los sujetos que tenían una deficiencia severa de Vitamina D, tenían más del doble de posibilidad de desarrollar Alzheimer u otras demencias asociadas al envejecimiento.

El estudio se realizo con 1.658 personas de 65 años o más, autovalentes, sin enfermedades cardiovasculares ni demencias durante 6 años.

Las personas con niveles bajos de vitamina D tenían un riesgo mayor al 53% de desarrollar demencia y un riesgo 70 % mayor de desarrollar Alzheimer en comparación con sujetos con niveles normales de vitamina D.

Las personas con  deficiencias graves de esta vitamina, tenían un riesgo mayor a 125% de desarrollar demencia y un riesgo 120% mayor de desarrollar Alzheimer en comparación con sujetos con niveles normales de vitamina D.

Este estudio complementa y ratifica a todo lo que se ha venido investigando sobre esta asociación entre vitamina D y enfermedades cerebrales, además de ser datos de real importancia, ya que las demencias asociadas al envejecimiento, han ido aumentando considerablemente en el tiempo, llegando a ser mas de 44 millones de casos a nivel mundial, al igual que la deficiencia de vitamina D.

Depresión

Photo Credit: PalsWrongWorld via Compfight cc

Photo Credit: PalsWrongWorld via Compfight cc

En un estudio con 12.600 personas con datos de 4 años, asocio los niveles altos  de vitamina D con un riesgo significativamente menor de padecer Depresión, especialmente en las que ya la habían padecido.

Además, como la vitamina D es capaz de afectar los neurotransmisores, podría relacionarse y respaldar su asociación con la depresión.

En otro estudio realizado el 2012 en EEUU, en mujeres con cuadros depresivos y deficiencia  de vitamina D, al ser suplementadas, y normalizado sus niveles de vitamina, se obtuvieron mejoras significativas de sus síntomas depresivos.

Otro dato que puede aportar a esta asociación  es el llamado “Trastorno Afectivo Estacional”, el cual desarrolla cambios de estado  anímico, relacionado con las estaciones, especialmente invierno, donde existe menor luz solar, el cual se trata con fototerapia o exposición a la luz solar, teniendo la  mayoría de las veces éxito sin necesidad de agregar fármacos.

Y más importante aún, un  estudio de 8 años realizado por  “Rush University Medical Center” asoció los niveles altos de depresión con un riesgo mayor de desarrollar demencia a futuro, estando estas  dos ligadas a la deficiencia de vitamina D.

Además lo niveles bajos de  vitamina D se asocia también a resistencia a la insulina, enfermedades cardiovasculares e hipertensión, enfermedades autoinmunes, problemas del aparato reproductor, entre otras.

Photo Credit: 'Ajnagraphy' via Compfight cc

Photo Credit: ‘Ajnagraphy’ via Compfight cc

Por lo tanto podemos observar como este pequeño nutriente es de vital importancia, para diversas funciones de nuestro organismo, así como  un protector a diversas enfermedades, siendo necesario controlar nuestros niveles de vitamina D, además de mantener un adecuado aporte a través de la dieta y exposición solar ( 10- a 15 min diarios sin filtro solar).

¡Así es que sal de casa!  Sácale provecho a esas caminatas por la ciudad, o realiza un picnic en el lago o parque, o simplemente saca a tu mascota y obtén vitamina D, que como ya leíste mejorara muchos aspectos de tu vida!

Nutricionista, titulada de la U. de Valparaíso Profesional responsable de la creación de conocimiento para nuestra aplicación móvil, junto con aportar en la redacción de artículos del blog Pindapps

También te podría gustar...

Tu opinión nos interesa: