Una sociedad cada día más enferma.

pastillas_hombreLos medicamentos son una de las herramientas terapéuticas más utilizadas en la práctica de la medicina tradicional, cuyo uso de manera apropiada permite la obtención de importantes beneficios [1]

Las estadísticas de la OMS muestran que “en el mundo más del 50 % de todos los medicamentos se recetan, se dispensan o se venden en forma inadecuada. Al mismo tiempo, alrededor de un tercio de la población mundial carece de acceso a medicamentos esenciales y el 50% de los pacientes los toman de forma incorrecta” [2]

Photo Credit:  via Compfight cc

Photo Credit: via Compfight cc

Entonces pensamos ¿qué está sucediendo?, ¿por qué? la población a nivel mundial como una pandemia accede al consumo voluntario de medicamentos indiscriminadamente, el cual claramente podría ser un veneno de consumo diario si no se toman según las indicaciones y necesidades reales del paciente.

Es en este momento donde vemos claramente según estadísticas que se nos va de las manos esta problemática a nivel de país, nace El Uso Racional de Medicamentos (URM), El Ministerio de Salud, en conjunto con diversas actividades destinadas a propiciar la racionalidad en el uso de los medicamentos ha decidido avanzar en la elaboración  guías que combatan este comportamiento colectivo. ¿Ustedes creen que ha resultado?

¿Una persona con bajo nivel educacional comprende cuando el médico entrega una indicación para una patología X? Hoy esa persona ya no cree en la a severidad del profesional y exige más medicamentos, porque sabe que con ese, tal como lo vio en el reclame de la farmacia X salió que asociado a este otro, podría aliviar su malestar. Por lo tanto esa persona exige irse a su hogar con una bolsa llena de fármacos, solo así esa persona queda tranquila y sale del centro asistencial pensando,”que bueno es el médico”.

¿Qué nos tragamos cuando ingerimos una píldora? ¿Cuál es la historia política, económica, social que circula por nuestros cuerpos cuando metabolizamos algún medicamento esperando que nos entregue un estado de bienestar?

Es en este punto donde confundimos la necesidad y el deseo, porque cuando aparecen los síntomas de un sujeto, el sujeto se transforma sólo en síntomas, en clasificaciones imparables, y ahí desaparece. ¿Quién desea que los locos dejen sus delirios? ¿Qué desea el loco de su delirio?hospital

Los Colegios se llenan de medicamentos para niños y niñas hiperactivos/as. Los programas de intervención psicosocial los derivan a los Centros de Salud Mental para que los evalúen y les entreguen fármacos psiquiátricos. Los Centros de Salud Familiar primaria, es decir el primer lugar público donde va una persona cualquiera a atenderse, tienen médicos generales que recetan Clonazepam y Sertralina, sólo basta con un par de síntomas “depresivos”.  Y nadie quiere atender a una persona que no se encuentra debidamente medicada según su Trastorno de Personalidad  –diagnósticos que abunda especialmente en los colectivos excluidos socialmente-

Estas recetas se traspasan de persona en persona, de familia en familia, de vecino/a en vecino/a, y se habla de una pastillita milagrosa que los hace dormir tranquilos, sin la preocupación de su propia pobreza. Se trafican en las ferias libres, se regalan en las instituciones de salud, y los fármacos se transforman en una adicción, en un consumo de nuestra sociedad consumista.

7089407663_1c8c6fb04d_b

Photo Credit: jgoge via Compfight cc

 

Años atrás una especialista en “historia de la familia en Chile”,narraba que en tiempos de la dictadura se entregaba Clonazepam a las mujeres pobladoras en los sectores de mayor revuelta social. Estas pastillas eran entregadas bajo otro tipo de recetas, y eran engañadas para poder dejarlas somnolientas, sin el ánimo que implica la lucha política. En vez del mazo, de la luma que pertenece a la fuerza policial, la técnica era más sutil y silenciosa.

Cada pastilla que ingerimos tiene una historia, una genealogía y una arquitectura que es posible rastrear[3]

¿Qué solución se ve a esto? En los próximos días te daré mi opinión, pero nos gustaría saber la tuya ;).

Referencias:
[1] Fuente: MINSAL
[2](“Promoción del uso racional de medicamentos: componentes centrales”, OMS-Septiembre 2002).
[3]Fuente: www.lapala.cl

Nutricionista con espíritu activista en la "stand up" de la alimentación actual. Titulada de la Universidad de Concepción, trabajo en la nunca bien ponderada Atención en Salud Pública, Proclamo a diario “Que tu alimento sea tu medicina”aliméntese lo mejor que pueda y sea feliz”. Responsable de la creación de conocimiento para la app móvil, junto con aportar en la redacción, revisión de material del blog y twitter, y generar opinión en Pindapps.

También te podría gustar...

Tu opinión nos interesa: